Oye…¿y la embajada qué?

Foto de archivo de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Cuba. Tomada del sitio web del Departamento de Estado (state.gov).

Un vocero del Departamento de Estado dice que las conversaciones continúan y las discusiones prosiguen. La semiótica de la normalización tiene unas lecturas un tanto difíciles. La Oficina de Interés de Cuba en Estados Unidos instaló un asta para la bandera de la estrella solitaria, que pronto ondeará en la capital norteamericana, como reseñó The Washington Post.

Las modificaciones en el jardín de la futura Embajada pueden indicar la proximidad del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro…de la misma forma en que el mantenimiento del asta de la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana reflejó en su momento el deseo de arreglarlo todo antes de la Cumbre de las Américas en Panamá.

Patrick Oppman, corresponsal en Cuba de la CNN, comentó en un reporte que la actual representación de Estados Unidos en su peor vecino caribeño tiene más personal en su nómina que el resto de las embajadas y consulados en América Latina. La bandera y el anuncio en la entrada solo serán complementos simbólicos.

Pero si uno quiere saber cómo hubieran transcurrido las conversaciones a una velocidad más intentesante, no hay necesidad de apelar a la imaginación, solo ver la rapidez con que la Unión Europea y sus países miembros han arreglado sus asuntos con Cuba.

Anuncios