Hay Jacobson para rato

El Departamento de Estado no tenía por qué confirmar la continuidad de Roberta Jacobson en las negociaciones con Cuba. Tampoco había por qué preguntarlo. Con solo revisar su itinerario público de los dos días posteriores a su nominación como embajadora de Estados Unidos en México, uno comprobaría que la diplomática se mantiene cumpliendo con sus funciones como Secretaria de Estado Asistente para Asuntos del Hemisferio Occidental, en la primera línea de la política exterior de la administración Obama hacia los países al sur del Río Bravo o del Estrecho de La Florida, según sea el caso.

La agenda de su oficina permanece tan activa como siempre. El pasado 2 de junio, Jacobson se reunió con Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y con el Ministro de Estado británico Hugo Swire, con quienes discutió sobre asuntos de la región que atiende. Este 3 de junio, parte a Nassau, Bahamas, como parte de la delegación estadounidense que participa en un Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad Ciudadana con las naciones caribeñas.

El secretario de Estado John Kerry hablando con Roberta Jacobson durante un vuelo hacia Panamá. Foto de archivo del Departamento de Estado.

“Pienso que Roberta Jacobson puede hacer ambas cosas a la vez” respondió la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, cuando le preguntaron si no llegaría el momento en que la diplomática haría a un lado su trabajo diario.

La todavía Secretaria Asistente solo partirá hacia México una vez que sea confirmada por el Senado de su país….y la cámara alta del Congreso norteamericano no ha demostrado mucha prisa en confirmar otras nominaciones enviadas por la Casa Blanca. De hecho, la anterior opción como embajadora de México, María Echaveste, esperó durante cinco meses por una audiencia de confirmación que nunca se celebró. Cansada por la demora, declinó la oferta a tomar el cargo.

A finales de mayo, el Senado de EE.UU.todavía no había confirmado a los nominados como embajadores de Trinidad y Tobago, Bahamas, Finlandia, Suecia y Noruega, recordó entonces The Washington Post. La Asociación Americana del Servicio Exterior lleva su propia cuenta en su sitio web, con una lista de espera donde figuraron los nombres de por lo menos 29 nominados.

Habrá que esperar a la validación senatorial para que Jacobson deje de ser noticia en la política exterior de EE.UU. hacia toda la región América Latina-Caribe. Luego quedará por ver a quién será su sustituto ¿o sustituta? en el Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Anuncios